Jóvenes constructores de esperanza.

La juventud más que un tiempo de la vida es la irreverencia del espíritu y la fuerza que no se cansa de luchar por lo que cree; es la acción de la voz libre, de tú voz, de mi voz y de todos los compañeros que comparten nuestros ideales.

En un país donde todo se nos pone cuesta arriba, la inflación crece cada día, nadamos en un mar de delincuencia, niños sufren de hambre a diario y es un hallazgo encontrar harina de maíz y leche; encontrar jóvenes con la convicción de seguir luchando por la unidad, el cambio y que aún conserven la ilusión de que es posible construir una verdadera patria para todos, es sinónimo de que hay esperanza.

La generación de relevo de primero justicia es la voz y acción de ese cambio, somos chamos, algunos estudiantes, algunos profesionales que seguimos en pie de lucha, pero en una lucha razonable, de paz, de unión y que dice “despierta Venezuela” porque con el granito de cada uno tú puedes lograrlo.

Somos jóvenes que seguimos pateando la calle, visitando las casas de nuestros hermanos venezolanos, siendo testigos de sus necesidades y estudiando las posibles soluciones, buscando recursos de donde no los tenemos para brindar sonrisas a quienes la necesitan, parándonos en la calle con una pancarta y diciendo aquí estoy, no estoy trancando tu calle, sólo quiero que abras los ojos y me ayudes a que todos hagan algo.

Desde la fuerza joven; y cuando hablo de fuerza hago referencia al espíritu activo y la cantidad de chamos que somos, seguimos buscando las herramientas para recuperar los espacios perdidos en el país, para tener una mejor universidad, para invitar al vecino que se abstiene a salir a la calle, para llamar a la población a que no hay que decaer.Los jóvenes de primero justicia somos la acción de la voz libre de todos los valientes de Venezuela que tienen la esperanza de un mejor país.

Anuncios

Educación Vs. Militares

Tanto en Venezuela como en distintos países del mundo se ha presentado el panorama  “Estudiantes Vs. Militares”, donde siempre la irreverencia de los jóvenes y las ganas de poner en pie sus lucha por reivindicaciones justas salen adelante, sobre todo ese “gas del bueno” que un día mencionó el difunto presidente Hugo Chávez, pero la realidad es más ruda cuando sale a la luz el aparataje brutal y opresor que conforma la FANB; tanto así que en la actualidad los jóvenes universitarios han sido llevados a terrenos tan difíciles y delicados, que han hecho desandar caminos andados en la educación universitaria y aunque la juventud venezolana sigue luchado incansablemente por un presupuesto justo para las universidades, existe un gobierno con casi 16 años en el poder que cada día trata de estrangular cada vez más la educación.
Es preocupante ver que por un decreto presidencial se anuncia un aumento de sueldo en todos los niveles de la Fuerza Armada Nacional, y ojo al dato que no estamos hablando de cualquier cifra, en un 60 % al cuerpo de sargentos, 50 % para oficiales y generales de división y 45% para mayores generales, almirantes y generales en jefe, incrementos de salarios mucho mayores que los recibidos por los educadores de nuestro país.
Ahora la realidad de la universidad venezolana es critica, deprimente, tanto, que hasta a muchos darían ganas de llorar, que las casas de estudio en la que se forma el futuro del país (Médicos, ingenieros, arquitectos, licenciados, comunicadores entre muchos otros), desde el 2006 han trabajado con un mismo presupuesto y con una inflación a cuesta, que no se sabe si llega a las nubes, si pasa a la estratosfera o si está llegando a otro planeta, pero sin duda alguna ha sido un factor importante para que nuestras universidades día a día vayan decayendo.
La universidad venezolana esta viviendo la ignorancia de un gobierno que prefiere la compra de un arma a la compra de un libro, la inversión en entrenamiento militar en vez de aumentar el presupuesto para que exista mayor investigación, y que los estudiantes y profesores tengan mayor conocimiento, a tal punto que hasta ahora las universidades sólo han recibido entre un 25 % y un 30 % del monto solicitado para el 2015, con este presupuesto nuestras casas de estudio no se fortalecen; en la UCV aprobaron un 35% del presupuesto solicitado y hay casos más críticos como la UC y la USB que solo adjudicaron el 25 % de los recursos requeridos.
Ahora nos queda reflexionar y preguntarnos…
¿Qué quiere hacer este gobierno con la educación venezolana?

educacion

Tito Alberto Díaz Meléndez

Una AN que devuelva los poderes a los venezolanos

Los venezolanos hemos tenido que aprender de nuestros enormes errores del pasado a causa de diversos  factores que han interferido en el proceso democrático del país, como tantos de ellos podemos mencionar el paro petrolero del 2002 y al igual que el retiro de las elecciones parlamentarias del 2005.

Aunque los caminos andados han sido muy difíciles para la alternativa democrática, nos ha tocado asumir una gran responsabilidad que demandan todos los venezolanos que no están conformes con el sistema e incluso con muchos de los que si lo están, poder dirigir a ese más de 70% de ciudadanos descontentos con la gestión del peor gobierno en toda la historia contemporánea de nuestro país, para poder darle el rumbo que todos queremos, no es tarea fácil.

Si bien esto es cierto, hay que estar consciente que para lograr salir de la crisis que vive Venezuela es necesario pasar y ganar las elecciones parlamentarias del 2015, lo cual debería ser el norte de todas las organizaciones políticas que conforman la Mesa de la Unidad Democrática.

Entre muchas otras cosas en las que hay que hacer énfasis, enfocar los esfuerzos de la MUD en las elecciones a la Asamblea Nacional y lograr una mayoría que permita seguir impulsando leyes como la de “Primero Empleo” para atacar las pocas posibilidades laborales que tienen los jóvenes del país, quiénes tanto aman y se beneficiarían también de una ley que promueva la “producción nacional” y que en su momento podan decir que todos los productos que consumimos son hechos en Venezuela y con mano de obra venezolana.

En general podríamos lograr la creación de leyes que establezcan el progreso de todos los ciudadanos, y no sólo eso, sino que también alcanzaríamos cambios importantes como la renovación de las Autoridades del Consejo Nacional Electoral, la interpelación a  ministros, como Nacy Pérez Sierra quién no ha hecho nada  respecto a la gran crisis que existe a nivel nacional en el sector salud; y asimismo esa mayoría en la AN tendría el poder de exigir un presupuesto justo para los estados, y además prever  que no vaya directo al bolsillo de los enchufados.

Es importarte reflexionar sobre la importancia de las elecciones parlamentarias, con una nueva AN comenzaríamos a darle un giro positivo a todos los problemas que nos afectan, porque una mayoría en la AN puede más que un presidente nefasto y esto algo que debe ser de interés de todos los venezolanos.

ANinstagram

Tito Alberto Díaz Meléndez